10/6/15

GUYANA: "COSAS SABIDAS Y COSAS POR SABERSE"







José Rafael Revenga                                                                                                                                          Junio 15, 2015
  jrrevenga@gmail.com
@revengajr

Nota: como complemento a esta nota ir a http://doctorpolitico.com/ para escuchar la amena pero precisa conversacion [escuchar aqui o aqui] con Luis Enrique Alcala quien tuvo la amabilidad de invitarme a su programa transmitido desde RCR 750 el sabado 13 de junio el cual dio lugar a la edicion #148 Ecos de la Gran Colombia.

Las relaciones de Venezuela con Guyana están por entrar en una dimensión dilemática. De una prolongada pasividad acomodaticia que ha caracterizado a la postura de nuestra nación se han sumado diversos acontecimientos generados por la contraparte lo cual le ha  permitido conquistar posiciones tácticas ventajosas y reforzar para-legalmente sus derechos territoriales y marítimos en disputa y, peor aun, invadir los nuestros. 

Ahora la República debe escoger entre un agrio far niente o diseñar un complejo curso de acción que conduzca a una negociación equitativa.

Toda la franja de la costa atlántica del Guyana Basin –la cual se extiende desde el Delta del Orinoco hasta el lindero sur de la Guyana Francesa ha sido objeto de iniciativas exploratorias en búsqueda de petróleo y de asignaciones de concesiones desde por lo menos diez anos. Ya en noviembre de 2008 una publicación especializada anotaba en el articulo “Guyana, al borde de un éxito exploratorio: “The larger, and more prospective, basin is the Guyana Basin which extends far offshore from the country’s coastal plain.”

Aun antes, en el 2001, un informe del autorizado U.S. Geological Survey (USGS) estimaba que el Guyana Basin contenía reservas potencialmente recuperables alrededor de 15 millardos de barriles. Estas apreciaciones sobre el valor no explorado y las primeras aproximaciones de la ExxonMobil y de la Repsol para negociar concesiones con Guyana  Británica pasaron totalmente desapercibidas –al menos públicamente- por Venezuela. La firma del acuerdo limítrofe entre Guyana y Surinam en septiembre del 2007 despejó las últimas barreras legales para que cada nación procediera a asignar concesiones a las principales empresas internacionales.

Es oportuno recordar que a los doce años de vencimiento de la congelación de los reclamos por la zona en disputa llamada “Esequibo” segun el Protocolo de Puerto España firmado en 1970 entre Venezuela y Guyana –estado independiente a partir de 1966- Guyana concedió una concesión exploratoria a una firma británica para taladrar un primer pozo exploratorio cercano al pueblo de Letem ubicado en la zona de reclamación muy cercano a la frontera con Brasil y a unos 200 km al sur de Santa Elena de Uuairén. La protesta enardecida no tardo en desatarse en la opinión pública venezolana pero el factor determinante en el cese de actividades fue el resultado negativo dado por el pozo.

En otras palabras, parecería que Venezuela ha ignorado o subestimado desde hace varias décadas el potencial petrolífero mar afuera de la costa guyanesa sobre el Atlántico. Sin embargo, tanto Guyana y Surinam han acogido y mantenido un trato permanente con las empresas transnacionales. El lunes 08.05 el Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Cooperativa de Guyana emite una declaración oficial en torno al Decreto  Presidencial #1787. Su fraseología es particularmente dura lo cual pudiera ser un signo que ha interpretado el carácter firme y resoluto del contenido del documento venezolano:

“pretende anexar espacios marítimos que son propiedad de la RCG”
“es una violación flagrante del derecho internacional”  
cualquier intento por parte de la RBV para aplicar este instrumento de manera extraterritorial será resistido enérgicamente por la RCG
“Guyana no escatimará esfuerzos en traer a la atención de la comunidad internacional este acto agresivo e ilegal por parte de Venezuela”

El 14.03 pasado el gobierno de la Republica de Guyana, una vez hecho público la puesta en acción del pozo exploratorio Liza-1a cargo de la Exxon  mediante el buque taladro Deepwater Champion el cual inicia sus actividades el 05.03, ratifica con toda contundencia su derecho: 

“La RCG tiene autoridad plena y sin amarres para explorar unilateralmente –con o sin socios- y explotar los recursos vitales y minerales dentro de su jurisdicción. Cualquier acto u objeción al ejercicio de dicha jurisdicción es contrario al derecho internacional”.

Me llena de perplejidad el contenido del comunicado oficial de nuestra Cancillería divulgado el martes 09.06 en respuesta directa a la primera toma de posición de canciller de Guyana el cual aparenta diluir la esencia, el alcance y las implicaciones operacionales del Decreto Presidencial. En efecto, dicho comunicado reduce al Decreto a una mera “norma administrativa dirigida a organizar, mediante la asistencia de nuevas tecnologías de información [¿?], labores cotidianas [¿?] de supervisión y protección marítima [¿?]…”

El Decreto Presidencial #1787 crea y activa cuatro Zonas Operativas de Defensa Integral Marítima e Insular (ZODIMAIN) además de numerosas Áreas de Defensa Integral (ADIs). A fines de la controversia con RCG tiene especial relevancia la creación de ZODIMAIN ATLANTICA. Para delinear la Zona en cuestión se establecen una veintena de puntos geográficos con sus correspondientes latitudes y longitudes.

La extensión geográfica así definida incluye “las áreas marinas y submarinas que corresponden a la zona en reclamación”. Igualmente, reafirma la zona marítima soberana descrita en su lindero inferior con la diagonal que surge de Punta Playa en el extremo sur del estado Delta Amacuro.

Para consultar los importantes considerandos del Decreto e información adicional ver aquí  la Gaceta Oficial 40669

El 14.11.2014 ExxonMobil anuncia que invertiría $200 millones en un programa de perforación costa afuera en una concesión otorgada por la RCG. Un año antes, el  10.2013 el buque de investigaciones sísmicas Teknik Perdana de la empresa Anadarko Petroleum Corporation había sido abordado por personal de la Armada Venezolana a bordo de la fragata Yekuana al ubicarse dentro de la zona marítima en disputa. El capitán y la tripulación fueron arrestados y el barco conminado a dirigirse a la isla de Margarita y a abandonar su cometido.

La conclusión operativa es que se dejo pasar unos 12 meses sin fijar una posición firme en cuanto a una segunda etapa exploratoria. Peor aun, el anuncio público de la ExxonMobil de la puesta en marcha de la concesión del Bloque Stabroek tampoco activó las alarmas ni los dispositivos y procedimientos.

Hay que tener en cuenta que la RCG ha parcelado toda la zona de las aguas marítimas generadas a partir de la costa atlántica del Esequibo en innumerables bloques concesionarios. La parte superior (inclinación noroeste) de cada uno de los tres principales bloques (Pomeroon, Stabroek y Roraima) penetra en algún grado en las aguas oceánicas que Venezuela considera como proyección soberana derivada de los estados Sucre y Delta Amacuro. O sea, ni el bloque concesionario Stabroek es el único ni la Exxon es la única empresa involucrada.

No dispongo de una información detallada de la asignación a empresas concesionarias ni del detalle del trazado de los bloques. Ambos factores son susceptibles a cambios debido a las negociaciones y a los resultados de los esfuerzos exploratorios. En particular, llamo la atención sobre la empresa canadiense CGX a la cual ya le han sido adjudicados los sub-bloques denominados Demerara, Corentyne y Berbice que integran el bloque Pomeroon el cual colinda con el trazado occidental de Stabroek. El bloque Roraima afecta en su casi totalidad a los mares soberanos de Venezuela lo cual asegura mega complicaciones a corto plazo.


“Estoy convencido en que el sitio en el cual ellos [Exxon] están taladrando se encuentra claramente en nuestra zona económica exclusiva. Es nuestro territorio. No veo como Venezuela, de todos los países en el Continente, debe oponerse a la extracción de petróleo de uno de nuestros sitios”.

El ministro guyanés de Asuntos Exteriores, Carl Greenidge, declara el 10.05 que Guyana llamaría directamente al secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, para invocar el Acuerdo de Ginebra y llegar a una formula legalmente vinculante.
Greenidge añadió:

“Se están tomando otras medidas para asegurar que la soberanía y la integridad territorial de Guyana no se vean comprometidos en modo alguno y que nuestro derecho soberano a desarrollar este gran país esté libre de amenazas”


La gata se encaramo sobre la batea
Ahora hay que prever el desarrollo de un curso de acción frente a los siguientes probables acontecimientos:
·        Exxon decide desarrollar un segundo pozo de exploración más al norte y por lo tanto más cercano a nuestra zona marítima soberana.
·        En pocos meses, Exxon, autorizada por el gobierno de la RCG, decide traer una plataforma marítima de explotación para explotar el yacimiento Stabroek. Es posible que sea colocada en lo que Venezuela considera zona marítima soberana ya fuera de la zona de reclamación pero dentro del trazado fijado por Guyana para la concesión otorgada.
·        Guyana ha trazado los limites de dos zonas concesionarias adicionales: Pomeroon y Roraima. La casi totalidad de la superficie abarcada por la ultima se inserta dentro de nuestra protección marítima soberana. En relación a la primera, la importante empresa canadiense CGX ya tiene asignada tres sub-bloques concesionarios,
·        Guyana se ha dirigido al despacho del Secretario General de las NN.UU. para favorecer y formalizar sus pretensiones. No tengo información que Venezuela lo haya hecho hasta el momento. En cualquier momento ducho funcionario puede designar un llamado “buen oficiante” para suplir el vacio generado por el fallecimiento del último ocupante de ese cargo a mediados del 2014.
·        Guyana esta presta a solicitar el apoyo formal e incondicional de los 15 miembros del CARICOM
·        Ya un vocero de la Mancomunidad Británica de la cual Guyana es miembro se inserta en el conflicto.
¿Qué hacer?

Para estimular una imaginación operativa aguerrida propongo que la RBV otorgue un bloque concesionario, mayoritariamente ubicado en nuestra marítima soberana pero con prolongación hacia la zona de reclamación, a PDVSA bajo la máxima pacifica “lo igual no es trampa”. Una acción similar pudiera ayudar en crear una nueva instancia de negociación. 















3 comentarios:

  1. Extraordinariamente útil, porque propone una estrategia inteligente para contrarrestar el abuso guyanés: "propongo que la RBV otorgue un bloque concesionario, mayoritariamente ubicado en nuestra marítima soberana pero con prolongación hacia la zona de reclamación, a PDVSA bajo la máxima pacifica 'lo igual no es trampa'. Una acción similar pudiera ayudar en crear una nueva instancia de negociación".

    ResponderEliminar
  2. Frente a dudas sobre la viabilidad financiera del esquema de solucion propuesto en cuanto a otorgar una concesion a PDVSA en la franja de la zona maritima soberana cuyo lindero norte es el trazado con Trinidad y Tobago y el lindero sur es la linea superior de la zona maritima de reclamacion, vale la perna anotar que la Exxon se comprometio a invertir unos $200 millones durante 120 meses lo cual equivale a un promedio de $20 millones anuales. Conclusion: el formato de accion propuesto es facilmente viable dentro del flujo de caja de PDVSA. Adfemas, podria invitar a otros socios capitalistas.

    ResponderEliminar