27/9/16

EL PETRÓLEO EN ARGELIA: UN ACUERDO INCIERTO



José Rafael Revenga                                                                        Octubre 02, 2016

NOTA: A continuación el audio de una entrevista/reportaje "Petróleo: El diablo está en los detalles"en la cual sputniknews basada en Moscú tuvo la amabilidad de incluirme.

 Reunión en Argelia

El miércoles 28.09 en los encuentros informales entre los principales productores de crudo en ocasión del Foro Internacional de Energía celebrado en Argelia se acordó proponerse llegar a un acuerdo el próximo noviembre en una reunión formal de las 14 naciones miembros de la OPEP en Viena el 30.11.

En Austria la Organización intentara formalizar el acuerdo que consiste en reducir en 749.000 b/su producción actual equivalente a 33,24 millones b/d. Los  productores no-OPEP promedian unos 62,60 millones b/d durante 2016 y aumentarían a 62,95 millones en el 2017.

Tal como lo reportó Bloomberg:
“OPEC agreed to cut production for the first time in eight years, sending oil prices more than 6 percent higher, as Saudi Arabia and Iran wrong-footed traders who expected a continuation of the pump-at-will policy the group adopted in 2014, according to a delegate briefed on the matter.”
El vector catalizador del “acuerdo tentativo” seguramente fue la  realidad entrevista al asomarse al precipicio de un nuevo e inminente desplome de los precios vaticinados para el 4T del 2016.


La declaración de Fatih Birol, director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía, pronunciada el martes 27.09 ha debido tener un gran peso en cristalizar el acuerdo:
 “El mercado petrolero no encontrará un nuevo reequilibrio  hasta fines del 2017 debido al mantenimiento de una sobreabundancia por parte de la oferta y a una significativa pérdida de velocidad de la demanda en los mercados de India y China”.
Los precios dieron un salto de 6% el miércoles 28.09. Por ejemplo, el Brent se cotizó en $48,73/b y el WTI en $47,02/b







Mientras tanto la producción rusa alcanza 11,1 millones b/d al aumentar 400.000 b/d en comparación con el volumen de agosto pasado. La Federación Rusa no endorso oficialmente el pre-acuerdo.

El rescate a última hora

El martes 27, después de dos días de negociaciones la lámpara al final del túnel se había apagado para un acuerdo entre los principales productores de crudo.
Arabia Saudí había condicionado su aprobación a una congelación de los niveles actuales de producción a que Irán hiciera lo mismo lo que ya se evaluaba como “misión imposible”.

Arabia Saudí ofrecía reducir su nivel en 500.000 b/d, lo cual es una evidente treta pues, históricamente, después del verano el consumo domestico cae en cifras similares  con lo cual su producción alcanza solo 10,3 millones b/d de cualquier modo.

El desacuerdo se centraba en los criterios de cómo mitigar el impacto  del retorno de Irán, Libia y Nigeria a sus niveles históricos de producción.

No obstante, se mantienen expectativas más bien positivas para algún tipo de acuerdo en la reunión formal de la OPEP en noviembre próximo.

El mayor obstáculo sigue siendo definir a cual nivel se congelaría la producción bien sea según cifras históricas, actuales o potenciales.

A principios de la tarde del lunes 26.09 los marcadores del crudo aumentaron en un grado marginal de volatilidad basado en la presunción que las conversaciones en Argelia llegaran a transformarse en negociaciones. El Brent subió en $1,25 para colocarse en $47,14b/d mientras el WTI creció en $1,26 /b para situarse en $45,74/b.

Arabia Saudí abandona su estrategia “producción mata precios” y “precios matan frackers”

El nuevo Ministro de Energía del Reino, Khalid Al-Falih, ha dado un giro de 180% a la estrategia formulada por su predecesor -Ali Al-Naimi -. La situación fiscal tiende ser alarmante pues el déficit de $100 mil millones en el 2016 asciende a 13,5% del PNB. El FMI calcula que se requiere un nivel de $67/b para eliminarlo.

Además, se ha hecho evidente que si el Reino pretende lanzar un 5% de las acciones de Aramco en una Oferta Pública Inicial (IPO) en el 2018 es indispensable contar con un precio del barril tan alto como pueda ser posible en desmedro de una participación mayor en los mercados. En consecuencia cae en desgracia la estrategia centrada en la conquista de mercados a cualquier precio.


Las incertidumbres sin despejar


El pre-acuerdo deja sin resolver múltiples interrogantes: cuál va a ser el monto definitivo de la reducción; Nigeria, Libia e Irán están eximidos del recorte lo cual debería incluir a Venezuela; ¿Cómo se vigilará el cumplimiento?

En fin de cuentas, la reducción propuesta equivale a solo 0,7% del total de la producción mundial.


La posición de Rusia

Rusia amerita  atención no solo por ser uno de los tres principales productores de crudo junto con Arabia Saudí y los EE.UU. sino por su agresiva política petrolera centrada en conquistar nuevos mercados asiáticos.

En septiembre produjo 11.1 millones b/d  -400,000 más que en agosto- lo cual refleja el anuncio del Primer Ministro de Energía, Alexander Novak, al declarar que Rusia no tiene planes inmediatos para cambiar su nivel de producción:
“Rusia considerara cuidadosamente esas propuestas que eventualmente serán elaboradas…Pero nuestra posición es la de mantener el volumen de producción ya alcanzado”.
Un alerta para el 2017



En una nota informativa –“Beyond Algiers, Weakening Oil Fundamentals”- el fondo de inversiones Goldman Sachs redujo su precio de referencia para el 4T del 2016 de $50/b a $47/b al considerar un superávit de crudo de por lo menos 400.000b/d en el mercado mundial sin contar con los aumentos de producción previstos para el 1T 2017 provenientes de Libia  (304.000 b/d en agosto) y Nigeria (1.953.000 b/d promedio de 2014 vs 1.468.000 en agosto 2016) siempre y cuando logre neutralizar los conflictos bélicos internos. 

Dicha conjetura pone en duda cualquier optimismo en cuanto a la recuperación a corto plazo de los vectores fundamentales de la industria.

El impacto sobre la cesta petrolera venezolana colocaría su nivel de precio en $40/b lo cual acercaría el promedio anual de dicho marcador para el 2016 a $35/b.

Goldman Sachs mantiene su previsión de un promedio anual para el 2017 de $52/b a pesar de un primer trimestre más cercano a $40/b.



La amenaza de los "frackers" recobra fuerza

También hay que considerar que al conocerse la decisión de la OPEP, las acciones de las principales empresas frackers estadounidenses aumentaron de valor (8,3%) súbitamente pues para ellas el nivel de $50/b significa una rentabilidad atractiva. El corolario de esta situación es la consolidación de una amenaza que impedirá que el crudo supere los $60/b por largo tiempo.

Después de conocerse la decisión de la OPEP un analista estimó que a $50/b los tres principales yacimientos de shale oil –Permian y Eagle Ford en Tejas y Bakken en Dakota del Norte- pueden aumentar su producción en 30.000 b/d. 

Si el precio de referencia se ubicara entre $55 y $65 durante 2018 las tres regiones mencionadas aumentarían su oferta en 700.000 b/d lo cual permite cuantificar la intensidad de la amenaza enfrentada por los países productores de crudo con un alto nivel de costo.

Para el viernes 30.09 empezó a adquirir fuerza la opinión que el acuerdo no estaba garantizado. Es decir, no hay certeza que la reunión de la OPEP prevista para el 30.11 ratifique las metas cuantitativas de reducción y también persiste la confusión sobre cuales serian los niveles de producción asumidos como referencia a partir de los cuales se fijaría un monto de rebaja. 

Más aun, las contribuciones de cada país al recorte no han sido ni fijadas ni discutidas. Habrá que esperar hasta la reunión de la OPEP en dos meses para conocer la asignación de las cuotas.

De tal manera, ese viernes el crudo Brent cae en 1,3% a $48,14/b y el WTI desciende 1,2% a $47,26/b lo cual pronostica que el “acuerdo tentativo” sirvió para mantener los precios alrededor de los $45/b lo cual no carece de importancia frente al impacto de los factores fundamentales que hubieran impulsado los precios a $30/b.

NOTA

El texto del acuerdo de la OPEP para ponerse de acuerdo, quizás


“The Conference, following the overall assessment of the global oil demand and supply balance presented by the OPEC Secretariat, noted that world oil demand remains robust, while the prospects of future supplies are being negatively impacted by deep cuts in investments and massive layoffs. The Conference, in particular, addressed the challenge of drawing down the excess stock levels in the coming quarters, and noted the drop in United States oil inventories seen in recent weeks”.

“The Conference opted for an OPEC-14 production target ranging between 32.5 and 33.0 mb/d, in order to accelerate the ongoing drawdown of the stock overhang and bring the rebalancing forward”.

“The Conference decided to establish a High Level Committee comprising representatives of Member Countries, supported by the OPEC Secretariat, to study and recommend the implementation of the production level of the Member Countries. Furthermore, the Committee shall develop a framework of high-level consultations between OPEC and non-OPEC oil-producing countries, including identifying risks and taking pro-active measures that would ensure a balanced oil market on a sustainable basis, to be considered at the November OPEC Conference”.


18/9/16

SEMBRAR EL PETRÓLEO...EN EL PETRÓLEO


José Rafael Revenga                                          Septiembre 25, 2016 

                                                         
El caleidoscópico mercado mundial del crudo, la desestabilización de los precios, la guerra casi a muerte por los clientes y la escasez de recursos de inversión propios (capex) obligan a Venezuela a priorizar de manera casi absoluta la asignación de los ingresos fiscales generados por su industria petrolera a la propia industria so pena de canibalizarla y de esterilizar las mayores reservas petroleras del mundo convirtiéndolas en baldías.

Esta política implica que el Estado, además de las asignaciones prioritarias de recursos a su industria petrolera debe financiar exclusivamente las necesidades fundamentales de salud, educación, infraestructura y las “empresas básicas” bajo un estricto control presupuestario de calidad, productividad e innovación y desvinculadas totalmente de una dependencia de su industria petrolera.

Adicionalmente, y no es un propósito secundario, el Estado debe abandonar sus aberradas incursiones en actividades que factores privados de producción, distribución, financiamiento e innovación pueden, y en muchos casos desean, acometer. 

A la vez, el Estado, concentrándose en lo primordial, liberaría a la industria petrolera de las empresas parasitarias adosadas a su cuerpo central.

De lo contrario, si el Estado decide sucumbir, con deseo orgiástico, y convertirse en el Estado semillero, importador de azúcar, fabricante de pañales, propietario de hoteles, distribuidor de migajas, patrono de una nueva orden de mendicantes  y comerciante de cuantas baratijas puedan caer en sus manos, el Estado caerá en la tentación populista y gastiva y sacrificaría su primordial propósito de salvaguardar y desarrollar la industria petrolera.

Aquellos que consideran anatema la mera mención del término “privatización” pueden permanecer tranquilos pues se trata diametralmente de lo contrario, de que el Estado venezolano asuma de manera diligente el 100%  no solo de la propiedad sino del control de la gestión en una era en que el mercado global del crudo apunta a una fragmentación y volumen creciente de la oferta, una volatilidad de la demanda y un reajuste de los modelos de negocios en base a nuevas tecnologías en un ambiente de febril competitividad.

Las Nuevas Realidades



Las nuevas realidades del mercado global del crudo apuntan a una sobreproducción desbocada y una fragmentación de la oferta, una volatilidad de la demanda en una economía mundial de crecimiento marginal y un reajuste de los modelos de empresas y de negocios.
  • Arabia Saudí intenta posicionarse frente a la posibilidad de un “acuerdo” aprovechando el Foro Internacional de Energía en Argelia el 27.09. El Reino ofrece reducir su nivel de producción de crudo si Irán acepta ponerle un techo a su producción actual de 3.600.000 b/d. Esto equivaldría a no colocar en el mercado unos 400.000 b/d iraníes en los próximos meses.
  • Un sondeo de la opinión de 23 analistas realizado por Bloomberg indica que 21 de ellos considera que no habrá acuerdo en Argelia
  • El viernes los precios del crudo acusaron un bajón causado por un  creciente escepticismo en cuanto a una congelación o reducción de los techos de producción.
  • El WTI descendió $1,91/b para colocarse en $44,41/b para los contratos de noviembre
  • El Brent cae $1,82/b y termina en $45,85/b
  • La cesta petrolera venezolana cierra en $37, 58/b para una pérdida de $0,94 /b durante la semana del 19-23/09. El promedio del 2016 es actualmente $33,22/b
  • Arabia Saudí hizo saber que no mantiene una expectativa positiva en cuanto a la reunión informal de la OPEP lo cual coincide con el alerta del Secretario General de la Organización quien advierte que no se tomarán decisiones en el encuentro.
  • El sábado 24.09 los precios caen brutalmente –“crashes” aparece en diversos titulares- al aseverar voceros del Reino Saudí que la reunión en Argelia no generará decisión alguna.
  • Para complicar el logro de un equilibrio cercano a $50/b la Reserva Federal  estudia limitar la actuación de los bancos en la compra de bienes (“commodities”) básicos.
  • El crudo estadounidense cerró el viernes 23.09 en $$44,48/b debido a una caída de $1,84/b.
  • Ahora se conoce que Arabia Saudí enfrentó un déficit de $98 mil millones en el 2015 en su presupuesto debido a que mantuvo erogaciones por $260 mil millones y sus ingresos totalizaron $162 mil millones.
  • El gobierno Ruso planifica su presupuesto nacional para el 2017-2019 basado en un precio del crudo de $40/b según su mercador Urales. A partir del 2020 el gobierno no podrá disponer de ingresos fiscales superiores a $40/b los cuales irían a un Fondo de Reserva.
El Ministro de Finanzas de Rusia, Anton Siluanov, afirma: “Mi Ministerio siempre ha asumido una posición en contra de construir planes exuberantes, castillos en las nubes”.



Rusia da la Campanada

El caso de Rusia es ejemplarizante por las decisiones tomadas y los cambios de políticas. El déficit del presupuesto federal para el primer semestre del 2016 aumento en $23,2 millardos en comparación con el mismo periodo en el 2015. Esto representa un incremento de %35,45.

La erosión de los recursos fiscales es tan acelerada que se calcula que el Fondo de Reserva, actualmente $32,22 miles de millones (millardos) se extinguirá en el 2017. Ya durante el 2016 acuso un retiro de $18,5 millardos.

Quizás uno de los principales marcadores de las profundas transformaciones del negocio petrolero a nivel global es la privatización de Rosneft, la principal empresa rusa –propiedad del Estado- de producción de crudo. Este inesperado acontecimiento no es una receta automática para los otros países petro-dependientes pero si es una clara señal de la innovación en estructurar nuevos modelos de negocios tanto aguas abajo como aguas arriba.

El 15.09 el Ministro de Desarrollo Económico, Alexey Ulyukayev, comunica que el anuncio el pasado 24.05 de vender una participación del 19,5% de Rosneft a instituciones en China e India, relacionadas con el mercado petrolero, será ampliado.

La medida inicial, aun por ejecutarse, deberá proporcionar un ingreso de $10,5 mil millones lo cual permitirá al gobierno ruso mantener el déficit fiscal correspondiente al 2016 en un 3% del PNB en una economía que acusa una contracción de 1,6% en 2016.

Hay que tener en cuenta que si bien el gobierno ruso mantiene algo más del 50% de las acciones de Rosneft, la empresa técnicamente no es una empresa estatal pues desde hace varios años la corporación británica BP mantiene un 19,7% de las acciones. O sea, Rosneft está sujeta a dos privatizaciones: la de una transnacional privada y, próximamente, la de inversionistas extranjeros que pueden fomentar el negocio aguas abajo.

Un experto en la economía rusa, Oleg Kouzmin, declara hace poco: “Mientras la privatización ayuda a cubrir el déficit presupuestario, también corresponde con la estrategia de reducir el porcentaje del Estado en la economía”.

En el trasfondo de la decisión es la consideración por parte del Ministerio de la vigencia de un rango entre $40 y $60/b para los precios del crudo durante los próximos cinco años como “la nueva situación normal” lo cual ha conducido al presidente Putin a aseverar en relación al intento de llegar a un “acuerdo” en la reunión de Argelia el próximo 27.09: “Desde el punto de vista del sentido y la lógica económica, sería correcto encontrar alguna forma de compromiso”.

Bloomberg reseña una extraordinaria entrevista concedida por el Presidente de Rusia en la primera semana del presente mes de septiembre. Entre otros temas aborda el nuevo esquema accionario para Rosneft, la principal empresa petrolera del país en la cual el Estado Ruso propone desprenderse de un porcentaje significativo de sus títulos.




PUTIN:

“El gobierno Ruso no necesita mantener tan importante títulos y nosotros estamos comprometidos en llevar adelante nuestros planes. La pregunta no es si queremos o no, sino si tiene sentido o no y ¿en qué momento?”.

“Desde un visión global esto tiene sentido por lo menos desde un punto de vista, desde el foco de los cambios estructurales de la economía. El Estado, en verdad, es quizás demasiado grande para la actual economía rusa. En un mercado en descenso, aun desde el punto de vista de los intereses fiscales, no siempre tiene sentido por lo cual lo estamos ejecutando cuidadosamente. Pero nuestra tendencia, desde el punto de vista de la privatización y del retiro gradual por parte del Estado de ciertos activos, no ha cambiado y permanecerá incambiable”.

 “Se me escapaba, usted mencionó a Rosneft. Estamos preparando activamente la privatización de parte de nuestra tenencia en Rosneft. Esta es la mejor confirmación que no hemos cambiado nuestros planes fundamentales”.

BLOOMBERG:

Entonces, ¿Usted procedería con Rosneft este año? ¿Usted vendería esas acciones de Rosneft. ¿Esa es su esperanza?

PUTIN:

“Estamos preparando esa negociación este año. No sé si el gobierno será capaz de preparar y concluir esta negociación con la gerencia de Rosneft o si podremos ubicar los inversionistas estratégicos adecuados. Pienso que deberíamos estar hablando precisamente con esos inversionistas pero estamos preparando y planificando cerrar la venta este año”.

BLOOMBERG:

“¿Y Usted, Usted estaría feliz en un mundo en el cual el Estado Ruso tuviera menos del 50% de estas grandes compañías?”

PUTIN:

“Nosotros no vemos nada horrible en esto. Usted sabe que yo recuerdo que tuvimos una sola empresa, no mencionare su nombre ahora, pero cuando los inversionistas extranjeros tomaron el 50% de sus acciones, la contribución al presupuesto federal y los pagos de impuestos aumentaron varias veces inmediatamente y la eficiencia de la empresa no se deterioro en absoluto. Por lo tanto, desde el punto de vista de los intereses del Estado, los intereses últimos del Estado, desde el punto de vista de sus intereses fiscales, tenemos una experiencia más positiva que negativa”.

El “Acuerdo” en Argelia se torna en Espejismo



A una semana del inicio del Foro Internacional de Energía en Argelia, reunión en la cual asistirán los máximos delegados de los principales países productores, luce poco probable que las reuniones informales entre los Ministros de Energía presentes produzcan un “acuerdo” de llegar a un “acuerdo” sobre la congelación actual de los niveles de producción de crudo.

Las expectativas de un acuerdo, aunque fuera solo un consenso no programático, han servido para evitar un desplome de los precios desde su nivel actual entre los $45 y los $50/b. Venezuela ha sido uno de los principales promotores de la iniciativa y el domingo 18.09 anuncio la buena marcha de las negociaciones preliminares. 

Sin embargo, la decisión paradójica que enfrentan los países exportadores es reducir la expectativa generada a fin de minimizar la desilusión en el sentimiento del mercado en caso de que no se logre proyectar una decisión colectiva con visos de ser instrumentada.

En este horizonte parece colocarse la advertencia del Secretario General, Mohammed Barkindo, al afirmar que no hay que esperar que surja un acuerdo debido a que Irán, Irak, Nigeria y Libia están empeñados en continuar con el incremento de sus niveles de producción. 

En verdad, la OPEP está marcando una cota histórica máxima con 33,47 millones b/d lo cual representa 930.000 b/d por encima de agosto 2015. Solo Arabia Saudí produjo 10,63 millones b/d el pasado agosto de los cuales exportó 7,600 millones b/d. Kuwait y los Emiratos también rompieron sus marcas históricas.

La Irrupción de Libia y Nigeria

El país productor de crudo que está por ausentarse de cualquier acuerdo es Libia. Sus autoridades ya han anunciado que programan dar un salto de su producción de 300.000 b/d a un millón de b/d a fines del 2016 al firmar una tregua los dos bandos opositores armados. Se espera que los cargamentos adicionales zarpen del puerto de Ras Lanuf a muy corto plazo. El desajuste en el precario equilibrio existente que mantiene la oferta/demanda algo por debajo de $50/b impulsaría los precios hacia el piso de $40/b. Más aun, en el 2017 Libia pudiera recuperar otros 600.000 b/d de producción con lo cual llevaría su capacidad a niveles del 2011 antes del derrocamiento de Gadhafi.
Para complicar la situación de una sobreproducción (glut) de crudo a nivel global, Nigeria parece normalizar su conflicto con las milicias armadas al anunciar Exxon el reinicio de sus exportaciones de crudo Qua Iboe y Shell añadir unos 200.000 b/d.
O sea, la suma del incremento de los dos países colocaría, a fines de año, un millón b/d adicionales en el mercado global. Si los países exportadores no toman medidas compensatorias y no se produce una irrupción geopolítica tal como el conflicto cada vez de mayor belicosidad entre Irán y Arabia Saudí, la dinámica del equilibrio oferta y demanda perforará el piso de $40/b.
Rusia aumenta su Producción
A su vez, Rusia desarrolla una campaña para aumentar la producción de sus yacimientos vetustos (“brownfields”) en Siberia dejando en un segundo lugar la explotación de nuevos yacimientos en el Ártico y en otras “fronteras”. Por ejemplo, Rosneft duplicará el número de taladros de 750 en el 2014 a 1,700 unidades a principios del 2017 lo cual le permitirá aumentar su producción más rápidamente que si se concentrara en el desarrollo de los nuevos yacimientos todavía en fase de exploración.

Una nota curiosa es que Rusia ha mejorado la productividad de sus técnicas de perforación al copiar la tecnología de los “frackers” en cuanto a taladros horizontales. Durante el actual mes de septiembre la producción rusa ha promediado 11,09 millones b/d.
Si efectivamente Rusia, Nigeria y Libia  acometen su plan de ampliación de la producción el mercado mundial se vería inundado con unos 800.000 b/d de crudo en octubre lo cual generaría un impacto drástico sobre el nivel de precios del crudo los cuales se situarían ciertamente por debajo de los $40/b. El aumento ruso está estimado en cerca de 400.000 b/d y es el más seguro de ocurrir. Los incrementos por parte de Nigeria y Libia dependen de contingencias militares.
El Oil Market Report de la Agencia Internacional de Energía
A las consideraciones anteriores hay que añadir el más reciente informe de la Agencia Internacional de Energía el cual indica una leve desaceleración de la demanda global y un aumento de los inventarios tanto en Europa, EE.UU. y a bordo de tanqueros estacionarios.
El reporte en cuestión también señala el aumento de la producción por parte de varios países exportadores al cual me referí en un párrafo anterior:

“OPEC crude production edged up to 33.47 mb/d in August - testing record rates as Middle East producers opened the taps. Kuwait and the UAE hit their highest output ever and Iraq lifted supplies. Output from Saudi Arabia held near a record, while Iran reached a post-sanctions high. Overall OPEC supply stood 930 kb/d above a year ago”.

NOTA:
@revengajr
jrrevenga@gmail.com



16/9/16

ESPAÑA INGOBERNABLE




José Rafael Revenga                                                            Septiembre 18, 2016
                                

Como preámbulo a la nota actual incluyo el audio de una intensa conversación sobre el devenir venezolano sostenida con Thays Peñalver y Francisco Olivares, conductores del programa "Buen Provecho" en Radio Caracas Radio, el miércoles 14.09

A ellos mi agradecimiento. Thays es autora del imprescindible libro titulado “La Conspiración de los Doce Golpes” de reciente aparición y gran aceptación por parte del público lector.

Me ha sido posible obtener la digitalización del audio gracias, una vez más, al colega Luis Enrique Alcalá mejor conocido como el "doctor político" y fuerte aspirante al título "doctor digital".




                                     ESPAÑA INGOBERNABLE

España, después de transcurridos nueve meses y de dos elecciones generales, el 20.12.2015 y el 26.06.2016, para elegir un nuevo gobierno con mayoría parlamentaria en las Cortes Generales por un periodo de cuatro años, se encuentra sin gobierno y con una alta incertidumbre en torno a su gobernabilidad futura.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español del 2012 al 2015 y líder del Partido Popular (PP) logra el primer lugar en ambas contiendas pero no tiene éxito en configurar pactos con alguno de los otros contendores para alcanzar la mayoría parlamentaria. 

En la primera, Rajoy no puede cumplir con la formación de un gobierno a pesar de que el Rey Felipe le concede la investidura la cual se extingue a los 60 días. 

El segundo ensayo, después de tres meses del resultado electoral, Rajoy aun no logra recibir la investidura del Rey quien seguramente ve con justificado recelo un nuevo fracaso.

Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, valora la situación actual así:

Por primera vez en la historia del país, la primera fuerza política es incapaz de articular una mayoría que le permita gobernar. Eso es responsabilidad de Rajoy”.

Por lo tanto, hoy en día, los españoles conviven con la interrogante de si tendrán que recurrir a unas nuevas elecciones a tres meses plazo. Hasta fines de julio, la atmosfera de la opinión pública y las declaraciones de los principales dirigentes consideraban una tercera elección general como una imposibilidad. 



Ahora dicho horizonte luce cada día más probable al extinguirse el verano y hacerse más belicosa la intransigencia especialmente entre el Partido Popular y el PSOE liderado por Pedro Sánchez.

Las últimas encuestas constatan el desengaño y la desafección que se ha apoderado del electorado español. De tener lugar unos nuevos comicios la abstención alcanzaría el 37%.

Sorpresivamente quien mejor ha enfrentado el desgaste de los cuatro partidos ha sido Rajoy (PP), quien ha ejercido el cargo inercial de “presidente en funciones” el cual no traduce la parálisis efectiva del gobierno. Rajoy, de llevarse a cabo la ronda electoral hoy, obtendría el 34,8% de los votos validos lo cual representa un incremento marginal en comparación con el 33% del 26-J.2016 y el 28,7% del 20-D.2015.

Rajoy aun está bien lejos de alcanzar una mayoría absoluta la cual requiere el compromiso formal de los ocupantes de 176 escaños de un total de 350 diputados.
El aumento, no considerable, de parte de Rajoy es atribuible más por la leve erosión de la figuración  de sus rivales que por cuenta propia.

Así, el bloque socialista del PSOE ha visto declinar su apoyo del último resultado del 22,7% en el 26-J partiendo de un 22% el 20-D. O sea, su nuevo secretario general, Pedro Sánchez, no ha logrado energizar al partido después de los ocho años de gobierno de Rodríguez Zapatero y de un interinato en la secretaria de un par de años en manos de Pérez Rubalcaba vencido en las elecciones generales a fines del 2011: el 20-N.

Podemos, a partir del 26-J, aliado con Izquierda Unida, mantiene idéntico su apoyo del 21,1% generado el 26-J.2016. Su secretario general, Pablo Iglesias, no ha logrado  reencender el impulso que lo condujo del casi anonimato del 2015 a un 20,7%  en las elecciones del 20-D.2015. Si bien su cota de apoyo se amplió hasta un 21,1%  en el 26-J esto se debió a la coalición con IU la cual arrojo solo la suma de ambas preferencias para dicho momento.

El más reciente miembro del cuatripartidismo, la organización Ciudadanos, liderada por Albert Rivera, se encuentra estancada en la preferencia de los votantes a partir de un fulguroso ascenso desde su primera aparición en pizarra con un 13,9% el 20-D.2015 para ubicarse en un 12% según los últimos sondeos de opinión.



Las dos principales centrales obreras, UGT y CC.OO., rechazan ir a unas terceras elecciones. Dicho criterio es el mismo del 91% de los españoles.

Pero se mantiene la incógnita de cómo evitarla. 

Matemáticamente solo una coalición del PP con el PSOE conduciría a superar el umbral de la mayoría absoluta de 176 escaños lo cual hasta ahora se ve imposibilitado debido a la rivalidad antagónica entre una mayoría del PSOE y casi personalmente con el PP de Rajoy. Hasta ahora Pedro Sánchez ha manifestado una rotunda negativa frente a dicha opción.
 
Cabria la opción de una mayoría relativa en manos del PP si el PSOE decidiera ausentarse de la sesión parlamentaria lo cual permitiría que los más de 134 diputados del PP configuren una mayoría.

Esta postura se vería acompañada por un pacto previo en el cual el PSOE apoyaría solo una reducida lista de proyectos de reforma promovidos por el presidente Rajoy. Si bien evitaría la absurda tercera elección, la aparente solución se proyecta llena de artificialidad y de escasa sustentabilidad. La gobernabilidad de la Nación no estaría garantizada.

Pedro Sanchez tampoco acepta la propuesta de apoyar a un candidato del PP diferente a Mariano Rajoy.

Pedro Sánchez reafirma el viernes 17.09 que “la responsabilidad del PSOE no es reforzar aquello que queremos combatir y cambiar”. En San Sebastián el secretario general del PSOE aseveró que no se abstendría en el caso de una votación en la legislatura para facilitar que Rajoy continúe en el Gobierno.



Una opción adicional para superar el bloqueo en la legislatura sería la coalición integrada por el PSOE, UnidosPodemos y Ciudadanos. Sánchez la ha planteado pero no ha desarrollado ninguna tracción y si bien la suma de los escaños superaría el umbral requerido para la mayoría absoluta es difícil imaginar su funcionalidad.

El reparo fundamental que presenta una tercera elección consiste en que no exhibiría ninguna garantía en cuanto a la posibilidad de configurar un pacto ya que los cuatro bloques partidistas se mantienen congelados en su caudal electoral. Esta dinámica debe conducir a profundas reflexiones sobre el destino de la conducción política de España.

Con el liderazgo actual propio a cada una de las organizaciones políticas es difícil prever un surgimiento electoral.



Iglesias (UnidosPodemos) ha perdido el impulso inicial de su popularidad a lo cual hay que anotar rivalidades internas que seguramente conducirán a la fragmentación del partido al enfrentarse el estratega y número dos, Iñigo Errejón, con el fundador.
Rivera, de Ciudadanos, también parece condenado a quedarse en neutro mientras Pedro Sánchez es el blanco de varias aspiraciones calificadas dentro del PSOE.

Si a esta dinámica de fragmentación sumamos los movimientos secesionistas, separatistas o federalistas de las más importantes autonomías en adición a la multiplicación de los diversos liderazgos autonómicos al interior de los partidos, se me hace imposible no concluir que España se ha vuelto ingobernable.

Como solución beatifica, algunos proponen que si el PP designara un candidato diferente a Rajoy entonces el PSOE podría pactar con el partido mayoritario y dar lugar a un piso de gobernabilidad.

Considero que el problema es más profundo. El sistema electoral de España fue diseñado para un bipartidismo parlamentario el cual generaba una mayoría automática. Al surgir el cuatripartidismo la ecuación deja de funcionar y se agravara en el futuro debido a la fragmentación de los partidos existentes y al surgimiento de nuevas organizaciones. Merece atención el especial éxito de Podemos en el País Vasco, Cataluña y Galicia .

Estamos frente a la italianización de la conducción política de España con el temor adicional de que deje de ser una frente a las dinámicas autodeterministas. 
Preferencias electorales actuales en funcion de una probable tercera eleccion general


3/9/16

LA PETRO-DEPENDENCIA A LA BUSQUEDA DE UN ACUERDO EN ARGELIA (26-28.09)



José Rafael Revenga                                                       Septiembre 12, 2016

                                                                                                

  • A pesar de las rivalidades económicas y geopolíticas los principales productores OPEP y no-OPEP se acercan a un “acuerdo” para evitar que los precios del crudo perforen el piso de $40/b
  • Reunion informal de los principales productores en el Foro Internacional de Energia en Argelia (26-28.09)
  • Los precios del crudo para el viernes 09.09: WTI $45,88/b y Brent $48,01/b
  • La cesta venezolana promedia $38,71/b durante la última semana 
  • Las declaraciones ambiguas de Rusia, Irak, Irán y Arabia Saudí camuflajean la lucha por los mercados
  • La restauración del equilibrio oferta/demanda está sujeta a imponderables geopolíticos
  • Rusia y Arabia Saudí  dan a conocer “una intrusión verbal” para mantener la burbuja de los precios en alza
  • Irán se mantiene renuente pero Arabia Saudí exige su aprobación
  • El mercado petrolero mundial se maneja por especulaciones atentas al “juego de palabras” de los principales productores
  • La supuesta “congelación” no es una reducción de los niveles actuales de producción ni de capacidad

A partir del 05.08 hasta el cierre de la semana del 19.08 el marcador WTI asciende de casi $45/b a $48,54/b contrariando a numerosos analistas quienes contaban con una caída del precio del crudo. El marcador se situaba en $39,06/b el 03.08 para los contratos a futuro con vencimiento en octubre,
La explicación que se ha vuelto moneda común apunta a un factor invisible que se ha denominado el “sentimiento prevaleciente en el mercado” como responsable por el incremento al asignarle una probabilidad especulativa a una congelación de los niveles actuales de producción.
Pienso que se trata de una jugada especulativa de los traders que han apostado a posiciones cortas (“short positions”) y ahora intentan cubrir sus cálculos de apostadores.  Observadores especializados argumentan que los factores fundamentales presentes en el mercado no han variado en cuanto a la existencia de una oferta sobreabundante lo cual llevaría a una caída por debajo de la cota de $40/b por varios meses a partir de octubre próximo.



Arabia Saudí juega a la desinformación
En la práctica las autoridades de Arabia Saudí han aprendido a cambiar el “sentimiento del mercado” valiéndose del tono bien calculados de sus declaraciones. En otras palabras, ellas han reconocido que ya no le es posible desempeñar el papel de “swing producer” del negocio petrolero a escala mundial por su capacidad de recortar o aumentar el volumen colocado pero lo han sustituido por el manejo inteligente de inducir expectativas en los “money managers” de un eventual reequilibrio de la oferta/demanda mientras la realidad se coloca en sintonía con la especulación.
De cualquier manera es fácil establecer una formula matemática entre una reducción “X” del nivel de producción y la causada disminución de ingresos y, del otro lado de la ecuación, el incremento delta del precio promedio del crudo y su impacto adicional sobre los ingresos fiscales que supere los ingresos reducidos.
Esto ha permitido quebrar el ciclo de caída de los niveles de precios que caracterizó el movimiento durante el mes de julio pasado. Sin embargo, por mas argucias informativas se propaguen, los factores fundamentales siempre eventualmente se harán sentir. Khalid al-Falih, ministro de energía de Arabia Saudí considera que es necesario mantener un mínimo de $50/b para que retornen las inversiones de capital y aumente la producción.
Lo que no queda claro es quien se va a apropiar de ese delta. Obviamente, para ello calificarían los productores de bajo costo y los frackers estadounidenses quienes no requieren de mayores inversiones para reabrir taladros de cada vez mayor productividad.
EE.UU. aumenta el número de taladros
Un indicador en sentido contrario apunta, bien imperfectamente, a una recuperación de la producción estadounidense en base al registro de nuevos taladros que entran en producción lo cual tendería a indicar la potencialidad de un aumento del crudo disponible.
Por octava semana el indicador Baker/Hughes indica un crecimiento del número de taladros en los EE.UU. hasta 491 unidades (82 son de gas) -25 en las últimas dos semanas- lo cual, si bien equivale al 45% de las 884 en operación hace un año, no refleja la mejoría de la tecnología la cual se traduce en un mayor volumen. Es de notar que 19 de dichos taladros se han reabierto en el yacimiento shale bandera denominado Permian localizado en el oeste de Texas y el sureste de New Mexico. En total, durante el mes de agosto los productores estadounidenses de shale incorporaron 32 nuevos taladros los cuales suman unos 200.000 b/d de nueva producción.

La amenaza del “shale oil”
A fines de agosto la U.S. Energy Information Administration  publica el Annual Energy Outlook 2016 el cual presenta sus estimaciones en torno a la capacidad de crecimiento del petróleo y gas shale hasta el 2040.
El documento presenta el “caso referencial” según el cual la producción del crudo “tight oil” promedió 4,89 millones b/d en 2015 equivalente al 52% de la producción domestica estadounidense total mientras en el 2010 el registro era de un millón b/d. Para el final del 2017 se prevé una reducción de 700.000 b/d causada por los bajos precios del recurso y la parálisis de buena parte de los proyectos de inversión. 
Sin embargo, el incremento en la eficiencia de la operación de fracturar las rocas subterráneas de los yacimientos contenedoras del petróleo y del gas acoplado a mejoras tecnológicas en las plataformas de taladrar [Ver:  https://www.eia.gov/analysis/studies/drilling/pdf/upstream.pdf] permitirán aumentar la producción de crudo a 6 millones b/d en el 2030 y a 7 millones b/d en el 2040. Es preciso anotar que en el “caso de referencia” el precio del marcador global Brent se calcula en $136/b para el 2040.
Hay que tener en cuenta las implicaciones de un nivel sostenido de crecimiento del volumen de crudo shale por parte de los EE.UU. sobre el nivel de precios a nivel mundial. Una innovación tecnología ha permitido extraer petróleo de alta calidad y gas de yacimientos previamente inasequibles. La proliferación de la nueva tecnología permitirá la puesta en operación de gigantescos volúmenes de crudo en diversas regiones del planeta entre las cuales China, Argentina y Colombia. En relación a Venezuela habría que analizar en detalle la competitividad del shale en relación al crudo extrapesado de la Faja del Orinoco.
Un analista cuestiona la firma de un “acuerdo” en Argelia
“La probabilidad que Arabia Saudí o Rusia en verdad limiten su producción es cercana a la inexistencia. Por consiguiente, todo esto es solamente un engaño”.
A la vez, el banco de inversiones Morgan Stanley estima que el acuerdo de congelación o reducción de la producción es “altamente improbable dado los muchos vientos encontrados y desafíos logísticos para un acuerdo significativo”.
Nigeria: los paramilitares acosan la producción
. El 21.08 el grupo paramilitar autónomo los Vengadores del Delta Nigeria, que viene infligiendo graves daños a la infraestructura de producción y distribución tanto de petróleo como de gas en la nación africana anuncia sorpresivamente un cese al fuego condicionado. Sus acciones bélicas han disminuido por lo menos en 700.000 b/d la capacidad de exportación de crudo durante los primeros meses del 2016. Las empresas afectadas -Shell, Exxon, Chevron, Eni y la estatal NNPC- ven con gran reserva el aumento de la producción dada la volatilidad de la situación y la aparición de nuevos grupos de mercenarios.


Nigeria sigue siendo una incógnita mayor en cuanto a la magnitud de las disrupciones causadas por organizaciones paramilitares que han saboteado varias infraestructuras claves especialmente puertos de embarque y oleoductos tanto del crudo Qua Iboe como del Forcados.
Durante el 2015 los despachos de este crudo promediaron 300.000 b/d mientras ahora solo alcanzan 100.000 b/d. No obstante, la empresa operadora confía en reiniciar los envíos para alcanzar un nivel de 200.000 b/d a fines del mes.
Una nueva semana
Para la semana que se inicia el 22.08 los precios sufren un baja –el WTI cae 2,6% para ubicarse en $47,80/b- dado que el espejismo de un posible control sobre los niveles de producción se disipa mientras los inventarios a nivel global superan las marcas históricas. Además, Irak da a conocer que aumenta el volumen de crudo exportado en 150.000 b/d.
Un análisis técnico de Morgan Stanley describe la dinámica en curso en términos formales:
“La data en relación al posicionamiento parece confirmar nuestra visión que el reciente rebote del crudo es más técnico que fundamental”.



En este ejercicio multifactorial hay que inyectar la animosidad religiosa, geopolítica y geoeconómica entre Irán y Arabia Saudí como la principal barrera para labrar un acuerdo por parte de los principales productores de crudo de la OPEP y fuera de ella.
El Barclays Bank considera:
“A pesar que Irán se encuentra a solo unos 200.000 b/d de su nivel mensual “pico” pre-sanciones correspondiente a mayo 2016, no vemos que ella acepte restricciones a su producción y sin la inclusión de Irán, Arabia Saudí se abstendrá… en consecuencia, las estrellas permanecen desalineadas en función de un acuerdo de congelación entre OPEP y no-OPEP”.
Un factor que pudiera obligar a Irán a no concurrir a las conversaciones en Argelia, a fin de no comprometerse con un “techo” a su producción, es su retraso en alcanzar su nivel potencial de 4,1 millones b/d. En los actuales momentos no ha podido superar la cota de 3,8 millones b/d y por lo tanto requiere de varios meses adicionales para alcanzarla.
Sorpresivamente el martes 23.08 los precios bajan pero luego se recuperan algo y se colocan casi en $50/b –el WTI en $48,10 y el Brent en $49,96- debido a una declaración del gobierno iraní (señales positivas) la cual indica que la presencia del país en el foro energético en Argelia no está descartada. La noticia transmitida por Reuters dice así:
“Iran is sending positive signals that it may support joint action to prop up the oil market, sources in OPEC and the oil industry said, potentially aiding efforts to revive a global deal on freezing production levels at talks next month”.
En contraposición a esta supuesta apertura el ministro de petróleo de Irak, Jabbar Al-Luaibi, le exige a las transnacionales asociadas que no escatimen esfuerzos en aumentar la producción (ramp up) lo cual señala, paradójicamente, que Irak se está cubriendo en caso que de hecho se produzca una congelación a los niveles más recientes de producción. La producción de crudo iraquí se encuentra en 3,46 millones b/d en julio pasado.
La complejidad de los acuerdos comerciales y de las alianzas cambiantes queda reflejada en la puja que mantienen Rusia y Arabia Saudí por el mercado de China. Si bien el Reino logra mantener una ventaja sobre su competidor ruso en cuanto al porcentaje servido durante los primeros siete meses del 2016 –14% vs 13,6%- al aumentar sus envíos a 1.050.000 b/d, Rusia ha venido ampliando su cuota de mercado de manera constante desde inicios del año en comparación con el 2015 en el cual los porcentajes en cuestión fueron 15,1% vs 12,6%. Es particularmente significativa en este contexto la visita oficial del Segundo Príncipe de la Corona y Ministro de Defensa Mohammed bin Salman del 29 al 31.08 y su participación una semana  más tarde en la Cumbre del G20 (04-05.09) en la ciudad china de Hangzhou.



El miércoles 24.08 los precios del crudo bajaron por el incremento de los depósitos de crudos en los inventarios estadounidenses. El WTI baja en un 1,9% para colocarse en $47,20/b.
A mediados de la semana del 22.08     el primer ministro de Urak, Haider Al-Abadi reafirma que la nación todavía se encuentra por debajo del nivel de lo que debería producir y, por lo tanto, no está dispuesta a aceptar la imposición de un techo al nivel de su producción.
Ese mismo día se conoce que Rusia prepara para fines del 2016 el lanzamiento de un grupo de de nuevos yacimientos cuya producción aumentaría considerablemente el nivel actual cercano a los 11 millones b/d.



A pesar de dichos pronunciamientos, los precios correspondientes al 24.08 para contratos por entregar en octubre próximo se mantuvieron en base a la expectativa de una posible presencia de Irán en la conferencia programada en Argelia para la última semana de septiembre: 47,33/b para el WTI transado en el NYME y $49,67/b para el marcador Brent.
El jueves 25.08 las especulaciones sobre la posibilidad de la asistencia de Irán al Foro en Argelia se esfuman al confirmarse que dicho país programa decide aumentar su producción actual de 3,5 millones b/d a 4 millones b/d para el final de septiembre. La dinámica real puede ser descrita como un forcejeo entre Irán, Irak, Rusia y Arabia Saudí el cual se prolongara durante el 2017 y aun más allá. Por ejemplo, Exxon y Petrochina negocian el desarrollo de dos grandes yacimientos en el sur de Irak a fin de aumentar su producción de 70.000 b/d a 500.000 b/d. Irak totalizo 4,36 millones de b/d el pasado mes de julio.

¿La congelación congelada?

El alza de los precios a partir  del mes 08 de agosto bien puede señalar una disminución progresiva importante del exceso de oferta a nivel mundial lo cual conduciría a un re-equilibrio del mercado con un Brent alrededor de $55/b a fines del 2016.

La tesis contraria es sostenida por el departamento de análisis de commodities de Morgan Stanley: “El reciente rebote de los precios no se debe a una mejoría de los factores fundamentales los cuales desmejoran en varias áreas. El incremento del suministro pudiera sorprendernos”.

En todo caso la semana que cierra el viernes 25.08 finaliza con una nota positive debido a la noticia que el Ministro de Petróleo de Irán, Bijan Nabdar Zanganeh si se haría presente en la reunión informal de la OPEP aprovechando el Foro Internacional de Energía por tener lugar en Argelia. Al mismo tiempo el Ministro de Energía de Arabia Saudí, Khalid Al-Falih sigue inflando la burbuja de expectativas al pronunciarse en el sentido que un acuerdo de congelación de la producción por parte de los principales países productores sería “positivo”. Todo esto beneficia el valor de la cesta venezolana de precios del crudo la cual asciende en un promedio de $1,04/b durante dicha semana para situarse en $40.44/b.

No obstante, el ministro Al-Falih, probablemente motivado por impedir que los precios superen $50/b a fin de no desatar la producción shale en los EE.UU., lanza una nueva declaración el jueves 25.08 que atempera la corrida alcista de los precios del crudo las últimas dos semanas. Así de fino se juega en el tablero internacional del crudo:

“Nosotros no creemos que sea necesaria una intervención significativa en el mercado diferente a permitir que las fuerzas del suministro y de la demanda trabajen para nosotros…el mercado se está moviendo en la dirección correcta”.
Es un juego táctico permanente a base de declaraciones opacas orientadas a manipular las expectativas de las apuestas de los traders o especuladores profesionales siempre dentro del rango creíble determinado por las tendencias fundamentales de la oferta/demanda presentes en el mercado de contratos a futuro. Para que el engaño mantenga una dosis importante de credibilidad es necesario que no contradiga totalmente las apreciaciones técnicas como la formulada por de un trader profesional basado en Singapur:
“Yo no espero que la reunión de la OPEP en septiembre  acuerde ninguna congelación o modifique el mercado petrolero en modo alguno. Esto se debe a que varios miembros claves de la Organización siguen más preocupados por el porcentaje de mercado”.
Otro técnico de alto nivel en un fondo de inversiones añade:
“En cualquier caso, imponer un techo a la producción apenas reducirá el suministro, especialmente dado que varios productores de OPEP tal como Irak, están produciendo a niveles record. Y países como Libia y Nigeria, los cuales están produciendo significativamente por debajo de su potencial debido a interrupciones no programadas, difícilmente suscribirán una restricción voluntaria de su producción”.
El contexto en el cual se desarrollan los esfuerzos por reducir la volatilidad de los precios del crudo y, en especial, evitar la recaída hacia niveles por debajo de $30/b, ha generado todo tipo de acercamientos entre los gobernantes de los principales países productores como, por ejemplo, la reunión del presidente de Venezuela y el Canciller de Irán  el sábado 27.08 sin resultados aparentes.
¿De dónde venimos?
Hay que recordar que el precio del crudo (WTI) cae a $26,05/b el 11.02.2016 para recuperarse en los próximos cuatro meses de manera inesperada hasta el nivel de $51,67/b. En ese nivel empezaron actuar factores que lo llevaron a la cota de $40/b y después de un par de semanas rebota para situarse nuevamente justo por debajo de los $50/b. El súbito vaivén  manifiesta la sensibilidad del nivel de precio a factores muy ajenos a la interpretación económica convencional. Rusia, Irak, Irán y Arabia Saudí han incrementado sus techos de producción pero últimamente han decidido mostrarse receptivos a un “acuerdo” para influir psicológicamente en las percepciones de los traders y así contener un descenso significativo del precio del crudo.
Misiles desde el Yemen impactan a  Arabia Saudí        
Una amenaza en el horizonte cercano es el lanzamiento de misiles desde Yemen por cuenta de los Hutías apoyados por Irán que tienen por blanco un reducto de la infraestructura de refinación petrolera saudí en el suroeste de la Península Arábiga. El primer lanzamiento efectivo tuvo lugar el viernes 26.06 como represalia por los bombardeos de aviones del Reino a blancos supuestamente civiles. Se trato de un misil SCUD disparado por la Guardia Republicana Yemeni e impacto la ciudad de Taif unos 700 km más allá de la frontera lo cual significa que la capital del Reino, Riyadh, está al alcance de los ataques misilisticos facilitados por Irán.
Las expectativas renacen
Los precios vuelven a caer casi un 1,5% el lunes 29.08 al acusar nuevamente una extrema sensibilidad al aumento de la producción en el medio Oriente –especialmente proveniente de Irak- y el fortalecimiento del dólar resultado de unos comentarios opacos de la presidenta de la Reserva Federal apuntando a un fortalecimiento del dólar en base a un aumento de las tasas referenciales a fines del 2016. El WTI cierra en $46,98 y el Brent en $49,26. La tendencia bajista continúa pues el marcador WTI para los contratos con vencimiento en octubre transados en Nueva York cae en 3,6% el miércoles 21.08.
El principal asesor de la empresa Shell en materia energética, Wim Thomas, considera que el excedente de la oferta de crudo a nivel mundial no desaparecerá sino en el segundo semestre del 2017 dado el retorno potencial de un millón y medio de b/d provenientes de Libia y Nigeria. Las principales incógnitas en torno a un nuevo equilibrio de la oferta/demanda depende en buena parte del apetito energético creciente de India y China y de la resiliencia de los productores de shale oil en los EE.UU. frente a los precios bajos.
El mes de septiembre abre con renovadas expectativas de un posible acuerdo –mas importante la forma del hecho que su contenido- a fines de mes en la reunión informal (International Energy Forum) de las naciones productoras de crudo por realizarse en la última semana (26-28) del mes en Argelia.
Efectivamente, el ministro de relaciones exteriores de Arabia Saudí, Adel al-Jubeir declara el 01.09 en Tokio que tanto la OPEP como los productores no-OPEP se mueven a una posición común en torno a los niveles de producción:
“Pienso que hay un movimiento hacia una posición común, hacia un esfuerzo común y si los otros productores se pusieran de acuerdo, entonces es razonable esperar que Arabia Saudí los acompañaría. Si uno desea tener un impacto entonces todos nosotros debemos cargar con la responsabilidad. Creo que durante los últimos cinco o seis meses se ha producido una creciente realización que se trata de un esfuerzo colectivo”.
Esa postura se ve reforzada por sendas declaraciones por parte de las autoridades de Irak e Irán las cuales apoyarían un esfuerzo común para mejorar la dinámica del mercado petrolero mundial.
Adicionalmente, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en declaraciones a Bloomberg el viernes 02.09, contradijo la afirmación de su ministro de petróleo, Alexander Novak, comunicada un día antes la cual indicaba que Rusia no firmaría un posible acuerdo. Putin manifestó que consideraba “prudente” y “buena” aprobar un techo a la producción de crudo:
“Desde el punto de vista de sentido económico y de la lógica, entonces sería correcto encontrar algún tipo de entendimiento. Yo confió que todos entendemos eso”.
Me encantaría tener la esperanza que todo participante en este mercado que tenga interés en mantener precios globales de energía estables y adecuados tomara al final la decisión necesaria. El Príncipe Bin Salman es un socio muy confiable con el cual se puede llegar a acuerdos y estar asegurado que esos acuerdos serán honrados”.
La compleja marcha hacia un “acuerdo”
El drástico cambio de posición tanto de Rusia como de Arabia Saudí,. Irak e Irán seguramente se debe a que se han dado cuenta que los precios están por atravesar el piso de $40b/d lo cual queda evidenciado por la evolución durante la semana que finaliza el 02.09. La gran incertidumbre reside en la volatilidad impredecible que afecta los precios día a día. La amenaza contribuye a generar un esfuerzo de compensación por parte de los principales productores de crudo lo cual conducirá al anuncio de un acuerdo en Argelia a fines de mes por mas etéreo que sea.

Es importante tener en cuenta que la reunión en Argelia entre productores OPEP y los principales no-OPEP tendría solo un carácter informal y cualquier referencia a un posible acuerdo será expresada en términos diseñados para no romper el umbral de confianza existente en la actualidad, Cualquier decisión formal tendría que esperar la reunión formal de la OPEP prevista en a principios de noviembre.
Además, en el mejor de los casos el “acuerdo” sería solo una “congelación” de los niveles actuales de producción y en ningún caso una reducción de los mismos. Por lo tanto, si la demanda futura a lo largo del próximo año, logra ir secando el excedente de la oferta prevista, los precios tenderán a aproximarse a $50/b. Mas allá de ese nivel los productores de shale oil entrarían en plena producción nuevamente.
En todo caso, los ministros de energía de Rusia y Arabia Saudí, aprovechando su encuentro en ocasión de la reunión del G20 en China, coincidieron en la necesidad de discutir diferentes formas para estabilizar el mercado de crudo lo cual llevo, al cierre del lunes 05.09, al Brent a una leve mejoría para situarlo en $47,56/b. A pesar de las declaraciones que señalan el establecimiento de un grupo de tareas por parte de ambas naciones, numerosos analistas se muestran escépticos en cuanto a la firmeza de la alianza y no prevén que supere los meses de aquí a noviembre.
 Mientras tanto, Irán mantiene sus cartas escondidas pero no hay razón para suponer que ha flexibilizado su estrategia de no admitir techos de producción en la actualidad. Un despacho de la agencia SHANA reproduce un comunicado del vice-ministro de petróleo: “Irán apoyará cualquier decisión que contribuya a restaurar el equilibrio en el mercado  petrolero una vez que recupere su porcentaje de mercado existente antes de las sanciones”.
La incertidumbre reina en torno a la postura definitiva de los “4 Grandes” –Rusia, Arabia Saudí, Iran e Irak- camuflada a su vez por un “juego de palabras” constantes diseñado para mantener inflada la burbuja de un arreglo a fin de mes mientras la realidad de la estrategia no conduce a un “acuerdo”. Por ejemplo, la más reciente (06.09) declaración del Ministro de Energía Saudí, Khalid al-Falih: “la congelación de la producción es una de las posibilidades preferidas, pero no tiene que ocurrir específicamente hoy”.
Irán sigue siendo la piedra de tranca. En palabras del ministro de relaciones exterior del Reino Saudí, Adel al-Jubeir, comenta:
“Creo que quien va a echar a perder la fiesta será Irán. Uno no puede esperar que otros países congelen mientras usted se reserva el derecho de incrementar su producción. La posición rusa tiene más puntos en coincidencia con la nuestra que puntos encontrados. Si hay una congelación, Arabia Saudí la apoyará y esperamos que tenga lugar un encuentro de todas las mentes cuando la ocasión se presente”. 
Si aceptara congelar su producción al nivel actual Irán estaría perdiendo unos 200.000 b/d –representan el potencia pre-sanciones aun por cubrir- lo cual se traduce en una pérdida de ingresos algo superior a $3 millardos si fijamos el precio del crudo en $45/b durante todo un año. No luce probable que Irán  esté dispuesto a desprenderse de esta suma solo para facilitarle la vida a Arabia Saudí.
La semana del 05-09.09 cierra con un nuevo pronunciamiento de parte del Reino Saudí presionando un “acuerdo” pero enfatizando a la vez que es necesaria la adhesión de Irán lo cual deja la situación en puntos suspensivos. No hay que olvidar que la congelación se aplicaría a la capacidad total de producción y no a los niveles efectivos de producción. Así mismo, se prevé una reducción de la producción saudí a 10,3 millones b/d la cual será el resultado de una disminución del consumo nacional al final del verano.

NOTA #1
Un artículo en una revista especializada (Journal of Economic Perspectives) facilita en buen grado la comprensión del multifactorial proceso de fluctuación de los precios del petróleo: 1) Shocks que surgen de eventos políticos en los países productores, el descubrimiento de nuevos yacimientos y mejorías en la tecnología de extracción; 2) shocks que afecten la demanda por cambios cíclicos inesperados en la economía mundial y 3) shocks que surjan de cambios en la política de inventarios almacenados en tierra firme o en tanqueros lo cual refleja modificaciones en las expectativas futuras sobre probables desequilibrios en la ecuación de la oferta/demanda a nivel global.    
NOTA #2
Un nuevo estudio de la U.S. Energy Information Administration revela el colapso de los ingresos por concepto de las exportaciones de crudo por los miembros de la OPEP. En el 2014 los países en cuestión ganaron un total de $753 millardos mientras que para el 2015 el registro fue de $404 millardos y para el 2016 se estima un ingreso de solo $341 millardos. En el 2017 el escenario base prevé una leve recuperación la cual alcanzaría $427. El promedio anual per capita de los ingresos por exportación del crudo descendió de $3.500 a $606 en dos años.