18/9/16

SEMBRAR EL PETRÓLEO...EN EL PETRÓLEO


José Rafael Revenga                                          Septiembre 25, 2016 

                                                         
El caleidoscópico mercado mundial del crudo, la desestabilización de los precios, la guerra casi a muerte por los clientes y la escasez de recursos de inversión propios (capex) obligan a Venezuela a priorizar de manera casi absoluta la asignación de los ingresos fiscales generados por su industria petrolera a la propia industria so pena de canibalizarla y de esterilizar las mayores reservas petroleras del mundo convirtiéndolas en baldías.

Esta política implica que el Estado, además de las asignaciones prioritarias de recursos a su industria petrolera debe financiar exclusivamente las necesidades fundamentales de salud, educación, infraestructura y las “empresas básicas” bajo un estricto control presupuestario de calidad, productividad e innovación y desvinculadas totalmente de una dependencia de su industria petrolera.

Adicionalmente, y no es un propósito secundario, el Estado debe abandonar sus aberradas incursiones en actividades que factores privados de producción, distribución, financiamiento e innovación pueden, y en muchos casos desean, acometer. 

A la vez, el Estado, concentrándose en lo primordial, liberaría a la industria petrolera de las empresas parasitarias adosadas a su cuerpo central.

De lo contrario, si el Estado decide sucumbir, con deseo orgiástico, y convertirse en el Estado semillero, importador de azúcar, fabricante de pañales, propietario de hoteles, distribuidor de migajas, patrono de una nueva orden de mendicantes  y comerciante de cuantas baratijas puedan caer en sus manos, el Estado caerá en la tentación populista y gastiva y sacrificaría su primordial propósito de salvaguardar y desarrollar la industria petrolera.

Aquellos que consideran anatema la mera mención del término “privatización” pueden permanecer tranquilos pues se trata diametralmente de lo contrario, de que el Estado venezolano asuma de manera diligente el 100%  no solo de la propiedad sino del control de la gestión en una era en que el mercado global del crudo apunta a una fragmentación y volumen creciente de la oferta, una volatilidad de la demanda y un reajuste de los modelos de negocios en base a nuevas tecnologías en un ambiente de febril competitividad.

Las Nuevas Realidades



Las nuevas realidades del mercado global del crudo apuntan a una sobreproducción desbocada y una fragmentación de la oferta, una volatilidad de la demanda en una economía mundial de crecimiento marginal y un reajuste de los modelos de empresas y de negocios.
  • Arabia Saudí intenta posicionarse frente a la posibilidad de un “acuerdo” aprovechando el Foro Internacional de Energía en Argelia el 27.09. El Reino ofrece reducir su nivel de producción de crudo si Irán acepta ponerle un techo a su producción actual de 3.600.000 b/d. Esto equivaldría a no colocar en el mercado unos 400.000 b/d iraníes en los próximos meses.
  • Un sondeo de la opinión de 23 analistas realizado por Bloomberg indica que 21 de ellos considera que no habrá acuerdo en Argelia
  • El viernes los precios del crudo acusaron un bajón causado por un  creciente escepticismo en cuanto a una congelación o reducción de los techos de producción.
  • El WTI descendió $1,91/b para colocarse en $44,41/b para los contratos de noviembre
  • El Brent cae $1,82/b y termina en $45,85/b
  • La cesta petrolera venezolana cierra en $37, 58/b para una pérdida de $0,94 /b durante la semana del 19-23/09. El promedio del 2016 es actualmente $33,22/b
  • Arabia Saudí hizo saber que no mantiene una expectativa positiva en cuanto a la reunión informal de la OPEP lo cual coincide con el alerta del Secretario General de la Organización quien advierte que no se tomarán decisiones en el encuentro.
  • El sábado 24.09 los precios caen brutalmente –“crashes” aparece en diversos titulares- al aseverar voceros del Reino Saudí que la reunión en Argelia no generará decisión alguna.
  • Para complicar el logro de un equilibrio cercano a $50/b la Reserva Federal  estudia limitar la actuación de los bancos en la compra de bienes (“commodities”) básicos.
  • El crudo estadounidense cerró el viernes 23.09 en $$44,48/b debido a una caída de $1,84/b.
  • Ahora se conoce que Arabia Saudí enfrentó un déficit de $98 mil millones en el 2015 en su presupuesto debido a que mantuvo erogaciones por $260 mil millones y sus ingresos totalizaron $162 mil millones.
  • El gobierno Ruso planifica su presupuesto nacional para el 2017-2019 basado en un precio del crudo de $40/b según su mercador Urales. A partir del 2020 el gobierno no podrá disponer de ingresos fiscales superiores a $40/b los cuales irían a un Fondo de Reserva.
El Ministro de Finanzas de Rusia, Anton Siluanov, afirma: “Mi Ministerio siempre ha asumido una posición en contra de construir planes exuberantes, castillos en las nubes”.



Rusia da la Campanada

El caso de Rusia es ejemplarizante por las decisiones tomadas y los cambios de políticas. El déficit del presupuesto federal para el primer semestre del 2016 aumento en $23,2 millardos en comparación con el mismo periodo en el 2015. Esto representa un incremento de %35,45.

La erosión de los recursos fiscales es tan acelerada que se calcula que el Fondo de Reserva, actualmente $32,22 miles de millones (millardos) se extinguirá en el 2017. Ya durante el 2016 acuso un retiro de $18,5 millardos.

Quizás uno de los principales marcadores de las profundas transformaciones del negocio petrolero a nivel global es la privatización de Rosneft, la principal empresa rusa –propiedad del Estado- de producción de crudo. Este inesperado acontecimiento no es una receta automática para los otros países petro-dependientes pero si es una clara señal de la innovación en estructurar nuevos modelos de negocios tanto aguas abajo como aguas arriba.

El 15.09 el Ministro de Desarrollo Económico, Alexey Ulyukayev, comunica que el anuncio el pasado 24.05 de vender una participación del 19,5% de Rosneft a instituciones en China e India, relacionadas con el mercado petrolero, será ampliado.

La medida inicial, aun por ejecutarse, deberá proporcionar un ingreso de $10,5 mil millones lo cual permitirá al gobierno ruso mantener el déficit fiscal correspondiente al 2016 en un 3% del PNB en una economía que acusa una contracción de 1,6% en 2016.

Hay que tener en cuenta que si bien el gobierno ruso mantiene algo más del 50% de las acciones de Rosneft, la empresa técnicamente no es una empresa estatal pues desde hace varios años la corporación británica BP mantiene un 19,7% de las acciones. O sea, Rosneft está sujeta a dos privatizaciones: la de una transnacional privada y, próximamente, la de inversionistas extranjeros que pueden fomentar el negocio aguas abajo.

Un experto en la economía rusa, Oleg Kouzmin, declara hace poco: “Mientras la privatización ayuda a cubrir el déficit presupuestario, también corresponde con la estrategia de reducir el porcentaje del Estado en la economía”.

En el trasfondo de la decisión es la consideración por parte del Ministerio de la vigencia de un rango entre $40 y $60/b para los precios del crudo durante los próximos cinco años como “la nueva situación normal” lo cual ha conducido al presidente Putin a aseverar en relación al intento de llegar a un “acuerdo” en la reunión de Argelia el próximo 27.09: “Desde el punto de vista del sentido y la lógica económica, sería correcto encontrar alguna forma de compromiso”.

Bloomberg reseña una extraordinaria entrevista concedida por el Presidente de Rusia en la primera semana del presente mes de septiembre. Entre otros temas aborda el nuevo esquema accionario para Rosneft, la principal empresa petrolera del país en la cual el Estado Ruso propone desprenderse de un porcentaje significativo de sus títulos.




PUTIN:

“El gobierno Ruso no necesita mantener tan importante títulos y nosotros estamos comprometidos en llevar adelante nuestros planes. La pregunta no es si queremos o no, sino si tiene sentido o no y ¿en qué momento?”.

“Desde un visión global esto tiene sentido por lo menos desde un punto de vista, desde el foco de los cambios estructurales de la economía. El Estado, en verdad, es quizás demasiado grande para la actual economía rusa. En un mercado en descenso, aun desde el punto de vista de los intereses fiscales, no siempre tiene sentido por lo cual lo estamos ejecutando cuidadosamente. Pero nuestra tendencia, desde el punto de vista de la privatización y del retiro gradual por parte del Estado de ciertos activos, no ha cambiado y permanecerá incambiable”.

 “Se me escapaba, usted mencionó a Rosneft. Estamos preparando activamente la privatización de parte de nuestra tenencia en Rosneft. Esta es la mejor confirmación que no hemos cambiado nuestros planes fundamentales”.

BLOOMBERG:

Entonces, ¿Usted procedería con Rosneft este año? ¿Usted vendería esas acciones de Rosneft. ¿Esa es su esperanza?

PUTIN:

“Estamos preparando esa negociación este año. No sé si el gobierno será capaz de preparar y concluir esta negociación con la gerencia de Rosneft o si podremos ubicar los inversionistas estratégicos adecuados. Pienso que deberíamos estar hablando precisamente con esos inversionistas pero estamos preparando y planificando cerrar la venta este año”.

BLOOMBERG:

“¿Y Usted, Usted estaría feliz en un mundo en el cual el Estado Ruso tuviera menos del 50% de estas grandes compañías?”

PUTIN:

“Nosotros no vemos nada horrible en esto. Usted sabe que yo recuerdo que tuvimos una sola empresa, no mencionare su nombre ahora, pero cuando los inversionistas extranjeros tomaron el 50% de sus acciones, la contribución al presupuesto federal y los pagos de impuestos aumentaron varias veces inmediatamente y la eficiencia de la empresa no se deterioro en absoluto. Por lo tanto, desde el punto de vista de los intereses del Estado, los intereses últimos del Estado, desde el punto de vista de sus intereses fiscales, tenemos una experiencia más positiva que negativa”.

El “Acuerdo” en Argelia se torna en Espejismo



A una semana del inicio del Foro Internacional de Energía en Argelia, reunión en la cual asistirán los máximos delegados de los principales países productores, luce poco probable que las reuniones informales entre los Ministros de Energía presentes produzcan un “acuerdo” de llegar a un “acuerdo” sobre la congelación actual de los niveles de producción de crudo.

Las expectativas de un acuerdo, aunque fuera solo un consenso no programático, han servido para evitar un desplome de los precios desde su nivel actual entre los $45 y los $50/b. Venezuela ha sido uno de los principales promotores de la iniciativa y el domingo 18.09 anuncio la buena marcha de las negociaciones preliminares. 

Sin embargo, la decisión paradójica que enfrentan los países exportadores es reducir la expectativa generada a fin de minimizar la desilusión en el sentimiento del mercado en caso de que no se logre proyectar una decisión colectiva con visos de ser instrumentada.

En este horizonte parece colocarse la advertencia del Secretario General, Mohammed Barkindo, al afirmar que no hay que esperar que surja un acuerdo debido a que Irán, Irak, Nigeria y Libia están empeñados en continuar con el incremento de sus niveles de producción. 

En verdad, la OPEP está marcando una cota histórica máxima con 33,47 millones b/d lo cual representa 930.000 b/d por encima de agosto 2015. Solo Arabia Saudí produjo 10,63 millones b/d el pasado agosto de los cuales exportó 7,600 millones b/d. Kuwait y los Emiratos también rompieron sus marcas históricas.

La Irrupción de Libia y Nigeria

El país productor de crudo que está por ausentarse de cualquier acuerdo es Libia. Sus autoridades ya han anunciado que programan dar un salto de su producción de 300.000 b/d a un millón de b/d a fines del 2016 al firmar una tregua los dos bandos opositores armados. Se espera que los cargamentos adicionales zarpen del puerto de Ras Lanuf a muy corto plazo. El desajuste en el precario equilibrio existente que mantiene la oferta/demanda algo por debajo de $50/b impulsaría los precios hacia el piso de $40/b. Más aun, en el 2017 Libia pudiera recuperar otros 600.000 b/d de producción con lo cual llevaría su capacidad a niveles del 2011 antes del derrocamiento de Gadhafi.
Para complicar la situación de una sobreproducción (glut) de crudo a nivel global, Nigeria parece normalizar su conflicto con las milicias armadas al anunciar Exxon el reinicio de sus exportaciones de crudo Qua Iboe y Shell añadir unos 200.000 b/d.
O sea, la suma del incremento de los dos países colocaría, a fines de año, un millón b/d adicionales en el mercado global. Si los países exportadores no toman medidas compensatorias y no se produce una irrupción geopolítica tal como el conflicto cada vez de mayor belicosidad entre Irán y Arabia Saudí, la dinámica del equilibrio oferta y demanda perforará el piso de $40/b.
Rusia aumenta su Producción
A su vez, Rusia desarrolla una campaña para aumentar la producción de sus yacimientos vetustos (“brownfields”) en Siberia dejando en un segundo lugar la explotación de nuevos yacimientos en el Ártico y en otras “fronteras”. Por ejemplo, Rosneft duplicará el número de taladros de 750 en el 2014 a 1,700 unidades a principios del 2017 lo cual le permitirá aumentar su producción más rápidamente que si se concentrara en el desarrollo de los nuevos yacimientos todavía en fase de exploración.

Una nota curiosa es que Rusia ha mejorado la productividad de sus técnicas de perforación al copiar la tecnología de los “frackers” en cuanto a taladros horizontales. Durante el actual mes de septiembre la producción rusa ha promediado 11,09 millones b/d.
Si efectivamente Rusia, Nigeria y Libia  acometen su plan de ampliación de la producción el mercado mundial se vería inundado con unos 800.000 b/d de crudo en octubre lo cual generaría un impacto drástico sobre el nivel de precios del crudo los cuales se situarían ciertamente por debajo de los $40/b. El aumento ruso está estimado en cerca de 400.000 b/d y es el más seguro de ocurrir. Los incrementos por parte de Nigeria y Libia dependen de contingencias militares.
El Oil Market Report de la Agencia Internacional de Energía
A las consideraciones anteriores hay que añadir el más reciente informe de la Agencia Internacional de Energía el cual indica una leve desaceleración de la demanda global y un aumento de los inventarios tanto en Europa, EE.UU. y a bordo de tanqueros estacionarios.
El reporte en cuestión también señala el aumento de la producción por parte de varios países exportadores al cual me referí en un párrafo anterior:

“OPEC crude production edged up to 33.47 mb/d in August - testing record rates as Middle East producers opened the taps. Kuwait and the UAE hit their highest output ever and Iraq lifted supplies. Output from Saudi Arabia held near a record, while Iran reached a post-sanctions high. Overall OPEC supply stood 930 kb/d above a year ago”.

NOTA:
@revengajr
jrrevenga@gmail.com